Personalmente

Nunca te sentaste en el borde de tu cama a la noche, estando en total silencio, música tal vez, y pensaste en todas las personas que hay en este momento en otras partes del mundo, cada ser, cada horario, cada historia, cada anécdota, cada grupo de amigos, amigas, familiares, peleas, conversaciones, y como todo empieza a brotar desde un mapa y sale hacia afuera, desborda.

Desde cada punto que da vuelta y el universo se aleja, y llega un punto en el que ya tu cabeza no da mas, es demasiado ambiguo el entendimiento, el tiempo, lo relativo, los paralelismos, teorías, verdades o no, pero que siempre, siempre por mas cliché que sea uno siente una locura extraña de tener una conexión -las leyendas, las religiones, vidas pasadas, creencias, espíritus, lo sobrenatural – y todo se resume a una palabra que nadie puede explicar con certeza, que la gente  hasta se ha vuelto loca buscándola, psicosis, amores, sano, que esta bien, que esta mal, verdades absolutas y no tantas. Y esa palabra es el amor.

Lo mas probable es que me digas que no, que uno se asuste en la vastedad del universo y lo desconocido. La ignorancia inevitable, los números, las paradojas, la fantasía y la realidad. Muchas veces dicen que lo real sobrepasa a la imaginación, pero no se encuentra ahí la paradoja? Y que no por miedo a no pertencer o seguir un estándar que nos han, de alguna manera, metido en la cabeza, casi hasta conspirativo.

“La cantidad de galaxias registradas indica que en un área del cielo equivalente a la luna llena debe haber por lo menos dos millones de galaxias. Miro esta imagen una y otra vez y siento vértigo ante la majestuosa escala de un Universo que elude nuestra insignificante presencia.”

Francisco Diego, University College, Londres
Y cual será esa conexión que nos hace únicos?
Hubble_Extreme_Deep_Field_(full_resolution)